Notas de prensaCanal RSS

El Centro de Arte La Regenta inaugura la colectiva Espacio privado, espacio imaginado

Diez artistas destacados del panorama plástico nacional e internacional comparten su representación del interior en la exposición ‘Espacio privado, espacio imaginado’. La muestra multidisciplinar, que reúne obra de los artistas Ouka LeeleMonterrat SotoMonique BastiaansMiwa Yanagi,Karina BeltránDarya Von BernerTeresa CorreaMiriam DurangoGabriel OrtuñoMartín Sanpedro; se inaugura el viernes, 24 de septiembre, a las 20.30 horas, y podrá visitarse hasta el 7 de noviembre.

El Centro de Arte La Regenta inaugura la colectiva Espacio privado, espacio imaginado

Imagen | ‘El silencio’, Ouka Leele

El Centro de Arte La Regenta de Las Palmas de Gran Canaria inaugura el viernes, 24 de septiembre, a las 20:30 horas, la exposición colectiva ‘Espacio privado, espacio imaginado’. Esta nueva producción del Gobierno de Canarias, comisariada por Ángeles Alemán, reúne la obra de diez destacados artistas de variada procedencia con nombre propio en la escena plástica contemporánea: Ouka Leele, Montserrat Soto, Monique Bastiaans, Miwa Yanagi, Darya Von Berner, Martín Sanpedro y los canarios Karina Beltrán, Teresa Correa, Miriam Durango y Gabriel Ortuño.

El horario de sala se extiende de martes a viernes, de 10:00 a 20:00 horas, y los fines de semana de 10:00 a 15:00 horas. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 7 de noviembre.

La exposición ha sido presentada el, jueves 23, por el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Alberto Delgado, y por la comisaria Ángeles Alemán. El acto contó también con la presencia de las artistas Teresa Correa, Monique Bastiaans y Darya Von Berner.

Este proyecto expositivo pretende ser una reflexión sobre el espacio privado -sea o no doméstico- y la fascinación que ejerce sobre la percepción humana. Los artistas que toman parte, caracterizados por la inmediatez y modernidad de sus lenguajes, ofrecen una mirada original y única sobre el interior, ámbito de la vida humana con una larga tradición en la representación plástica. Desde el siglo XV los interiores arquitectónicos han sido representados en diferentes corrientes pictóricas y en la actualidad encuentran múltiples opciones de expresión que pasan por la aplicación de nuevas tecnologías y la multiplicidad de lenguajes y técnicas.

Así puede apreciarse en esta muestra en la que sus protagonistas ponen de manifiesto la interrelación de las artes que caracteriza la creación contemporánea: fotografía, vídeo e instalaciones -incluidas piezas site specific- ocupan La Regenta hasta noviembre a través de diferentes interpretaciones del espacio interior.

Artistas y obras

Un poema de Mercedes Pinto y elementos del transporte público de Gran Canaria -en colaboración con la empresa Global– inspiran y construyen la obra ‘Horizonte interior’ de la artista hispano-holandesa Darya von Berner, una creadora más cercana a la mente que a la materia. Sin embargo, sus obras son envolventes, de materia sutil pero tangible, como las nubes que ha creado para algunas ciudades. En la obra que aquí presenta, en un espacio acotado, Von Berner propone un viaje poético. La artista explica cómo en esta obra «el valor de lo irreal, la presencia casi física de la poesía, abre el paso hacia un mundo desconocido y lleno de sugerencias, «el espacio vacío y bañado por una luz resplandeciente desde las aristas de la sala, es el paisaje introvertido de la experiencia». ‘Horizonte interior’ se extiende también al exterior de La Regenta, con sendos vinilos instalados en las líneas de Global números 12, 30, 74, 80, 210, 214 y 224, todas ellas con trayectos en el área metropolitana, Telde, Teror, Arucas, San Mateo y Maspalomas.

Monique Bastiaans, artista belga residente en Holanda, presenta la instalación ‘Tête à tête’ en la que crea una pieza a dos, un diálogo entre formas vegetales. Sus silencios, la distancia que media entre las dos esculturas de aluminio y tela, son los espacios creados entre el diálogo de los seres vivos, ese «espacio energético originado entre dos cuerpos crea un campo íntimo y privado en la sala que le rodea», describe la artista.

Por su parte, la artista canaria Karina Beltrán se inspira en la novela ‘El bosque de la noche’, de Djuna Barnes, un relato lleno de pasiones y espacios, para crear su obra ‘Hide and seek’ (‘Ocultar y desvelar’), donde la cámara actúa como el ojo que encuentra lo que se ha escondido. Elabora esta serie de fotografías «como metáfora del deseo«, explica la comisaria, Ángeles Alemán, en el texto del catálogo que acompaña esta muestra. «El columpio vacío, la ventana tras cuyos cristales percibimos la presencia de alguien, la mano que se apoya en el escote que embellece un vestido rojo. Transformaciones del cuerpo y del espacio, de ese lugar secreto en el que sólo el que juega puede transitar. El cuerpo se transforma en casa; la casa se transforma en cuerpo; a ambos, en ambos, sólo se puede acceder a través del deseo».

Teresa Correa se autorretrata con una calavera en la mano, elemento que usa como idea germinal de su propuesta. A raíz de su trabajo en el Museo Canario, la fotógrafa grancanaria reflexiona sobre la intimidad y la universalidad del ser humano en ‘Antropofotografía’, de la serie ‘Museo’. La idea de fotografiar los vestigios de la muerte en un entorno como este Museo, lugar de estudio y de inspiración tanto para historiadores como para artistas, «es un claro homenaje al saber, al entorno que se crea en torno a él, pero también a la idea de que la presencia de la muerte no rehuye a la vida sino que la destaca, como la sombra destaca a la luz», destaca Alemán.

La estancia, amplia y abigarrada, de un chamarilero en Budapest; la elegancia Art Decó del café Slava en Praga; el espacio saturado de luz y de ruido de una sala de juegos en Las Vegas. Son ejemplos de espacios acotados dentro del espacio público que la artista tinerfeña Miriam Durango ha seleccionado y tratado digitalmente a partir de sus vídeos. Imágenes que tienen «toda la realidad contenida en el instante pero, a la vez, gozan de la cualidad irreal de la escena elegida, fabricada a partir de la exigente limpieza, fotograma a fotograma, de las escenas que han confluido en ellas», describe la comisaria. Un conjunto de obras con las que Durango conduce al espectador a «encontrar miles de historias, miles de imágenes que configuran un nuevo lugar, a medio camino entre el espacio real y el de los sueños».

Ouka Leele fija con su cámara las escenas y los personajes que configuran el peculiar mundo de la postmodernidad española. Recrea espacios emblemáticos de la época de la movida, como el Palacio Gaviria, pero también fija los sentimientos, algo tan difícil de captar como ‘El silencio’ ante el miedo, que titula la obra que aquí presenta y que es una reflexión sobre el terror impuesto por el maltrato doméstico en una imagen deudora de la mejor tradición barroca; o como la pasajera, efímera y radiante felicidad de un día de verano en una terraza o azotea que bien pudiera ser la de la misma artista.

El artista canario Gabriel Ortuño ha incorporado a su discurso creativo de la última década diversas fusiones y disciplinas: fotografía, moda, electrónica, vídeo, objetos; con los que va creando escenarios diversos en los que reflexiona y analiza el paso del tiempo tecnológico. Lo pone en práctica en su aportación a esta exposición, donde comparte sus reflexiones sobre el ámbito privado a través de una instalación site-specific, ‘Espacio Íntimo Universal (E.I.U.)’, compuesta por fotografía, plexiglás, acero, leds y luminarias.

La poética creación del artista cántabro Martín Sampedro cumple sin duda con los preceptos de la fotografía, pero también utiliza las innovaciones tecnológicas para crear nuevos mundos. En su serie ‘La extrañeza de existir’ se observan personajes de belleza perfecta, de cuerpos irreales que se han convertido en los modelos que nos habituamos a ver como posibles, ofrecen además una peculiar disyuntiva. Como afirma Antonio G. González, «Martin Sanpedro da con algo del orden de lo real a través de la fotografía. La brecha insalvable entre la realidad y su representación no se intenta suturar sino que, por el contrario, se muestra como una tensión que nunca se va a resolver pero por ello hace que emerja el mundo, como acontecimiento».

Montserrat Soto, artista catalana, no altera la realidad, sino también nuestra percepción de ella: imágenes del mar y de un jardín umbrío, la sensación de soledad y la serenidad plena del desierto o de los pasillos de los museos o de las bibliotecas. En ‘Chinguetti‘, la obra que presenta en esta muestra, la imagen del desierto se acerca al espectador a través de una valla metálica. «Quizá podamos apoyarnos en ella, asomarnos a la inmensidad acotada», sugiere Ángeles Alemán. El espacio en el que nos encontramos es el espacio privado: el desierto es el espacio público. «Pero la alteración del orden, la ausencia de movimiento, tormento o pasión al que nos asomamos en el desierto, nos hacen desearlo como lugar privado, como refugio».

La japonesa Miwa Yanagi realza la sordidez de los cuentos de hadas al despojarlos de cualquier adorno. Les quita el color, y la ironía que impregna sus otros trabajos se convierte en humor descarnado al retratar estos cuentos. En ‘Suna Onna’, tanto la fotografía como el vídeo nos transportan a un no lugar, a un espacio en el que Yanagi juega con la visión inicial, con la imagen preconcebida y con la imagen destruida para dejar al espectador sin asidero alguno. «Asistimos a una creación monstruosa y sin embargo, o quizá por ello, atrayente, como lo es el abismo», señala la comisaria.

No se permite comentar este contenido.


© 2021 Centro de Arte La Regenta|Aviso legal|Sugerencias y reclamaciones